Este año salimos a la calle, al calor de la siesta, al juego entre vecinos. Sacamos la pelopincho a la vereda, llenamos bombitas de todos los tamaños y colores, armamos una gran ronda y jugamos.

Carreras con obstáculos y por equipos para llenar botellas, traspaso del “globo enjabonado”, pesca-pesca de pececitos, rebote y equilibrio de globos con telas, 1-2-3 cigarrillo 43 !, y te mojo si te movés!

Chicos y grandes compartimos un tarde de carnaval como las de antes, con el único objetivo de jugar a mojar, y mojarnos sin enojarnos. La pasamos tan, tan bien, que vamos a repetir en el 2017.

Gracias a los vecinos que se acercaron a jugar.

¡Feliz carnaval para todos!